martes, 30 de diciembre de 2014

EL ARTE COMO VÍA DE INTEGRACIÓN EN LA COMUNIDAD

Cápsulas participativas en la Fundació Antoni Tàpies


Hace años que los Servicios de Rehabilitación Comunitaria pusimos en marcha una experiencia innovadora en dos de los museos de Barcelona (MACBA i MNAC). Este hecho ha supuesto la participación activa de muchos usuarios y de muchos profesionales. 

En el año 2000 surgía de la mano del Museo Nacional de Arte de Cataluña y de los Servicios de Rehabilitación en Salud Mental, un proyecto con el objetivo de trabajar la integración de las personas afectadas de una enfermedad mental en la dinámica cultural de nuestra sociedad, y acercarlas a los museos. Poco después se incorpora al proyecto el MACBA.

Esto supuso la apertura de los museos a colectivos de personas que viven con desventajas sociales, y posibilita a estas personas el acceso a los museos como ciudadanos de pleno derecho.

Las personas acogidas a estos servicios sufren, mayoritariamente, trastornos mentales severos. Estos trastornos alteran la autonomía personal y social, la relación con el otro, y la integración social, manifestándose de manera peculiar y diferente en la forma de relacionarse, comunicarse y expresar los sentimientos.

La sociedad establece unas pautas (implícitas culturalmente y explicitas normativamente) que pueden favorecer la integración o la exclusión. Desde los Servicios de Rehabilitación Comunitaria trabajamos desde un enfoque comunitario para poder modificar estas normas explícitas y las concepciones culturales implícitas. Es por ese motivo, que resulta interesante el proyecto de colaboración entre los Servicios y los Museos, ya que permite acercar a los usuarios al mundo de la cultura. Conocer el fondo del Museo y participar en las actividades, facilitando la integración de las personas en la dinámica cultural de la sociedad.

El programa Alterarte del Centro de Formación y Prevención de Mataró con la participación del programa Expresarte de la Fundació Els Tres Turons, inició una colaboración con la Fundació Antoni Tàpies en el año 2013.

Un programa artístico, educativo, y comunitario para la Salud Mental, abierto a usuarios de todos los servicios, y estructurado en cápsulas temáticas centradas en las obras y los artistas que forman parte de la exposición del Museo.

Esta actividad se realiza dentro del museo, y se desarrollan intervenciones en espacios concretos del museo y de la ciudad para incentivar la producción del arte como vía de integración en la sociedad, y sensibilizar a la comunidad mediante las intervenciones artísticas. Los proyectos permiten trabajar en diferentes ámbitos: social, cultural y terapéutico.

En el ámbito social, posibilita actividades con una función social reconocida y diferenciada del estereotipo que se tiene del enfermo mental.

En el ámbito cultural, favorece el enriquecimiento individual en conocimientos y aprendizajes facilitando el intercambio de saberes entre el mundo sanitario y el cultural.

En el ámbito terapéutico, potencia la integración social y el desarrollo de la expresión y la creatividad del individuo.

Estas experiencias han permitido el cambio en la concepción estereotipada de la persona que sufre un trastorno mental, acercando las personas usuarias de los Servicios de Rehabilitación Comunitaria a los museos, vivir el museo como un espacio de integración sociocultural, estimular la creación artística, y aumentar el autoestima de estas personas a partir de reconocimiento y de la valoración de su trabajo creativo.

Isabel Escribano, Educadora Social de la Fundación Els 3 Turons
Blanca Gimeno, Coordinación Programa Alterarte

lunes, 22 de diciembre de 2014

ARRELS DE MAR

Un proyecto cultural y de responsabilidad social para personas sin hogar que atiende Arrels Fundació

El Museu Marítim de Barcelona ha empezado un proyecto de acercamiento a colectivos vulnerables que pretende promover una experiencia de aprendizaje y convivencia entre personas excluidas socialmente, así como fomentar acciones de compromiso social entre el equipo humano del museo con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las persones sin hogar. Un proyecto de estas características se ha de llevar a cabo con la colaboración de las entidades que atienden a estos colectivos. Concretamente Arrels de Mar es un proyecto colaborativo con Arrels Fundació, entidad situada en el mismo barrio del museo, el barrio del Raval, que tiene como a misión atender las personas sin hogar que se encuentran en las fases más consolidadas de exclusión para que vuelvan a ser lo más autónomas posible. El inicio de la relación con Arrels Fundación fue a través de la acción El hambre no hace vacaciones impulsada por el comité de empresa del Museo Marítimo durante el verano de 2013, y en la que se organizó una recogida de alimentos, productos de higiene y dinero para las persones sin hogar que diariamente atiende Arrels Fundació. Una vez terminada la campaña nos planteamos la posibilidad de ir más allá y propiciar un proyecto de acercamiento de estas personas al museo. La parte cultural del proyecto se ha desarrollado durante el 2014, en las que se ha organizado diferentes actividades para dar a conocer el museo y el patrimonio marítimo a las personas que acoge Arrels Fundació:

  • Visita guiada al museo en la que se explicó de un modo sencillo, ameno e informal qué es el museo, por qué es importante la institución museística y se hizo un itinerario alrededor de las colecciones que se exponen. Sorprendentemente se pudo interactuar con varias personas del grupo que conocían algunas de las embarcaciones de pesca expuestas, que habían visto en sus países de origen y nos comentaron los sistemas de pesca tradicionales que ellos conocían, y que son tan comunes en el Mediterráneo. De hecho, durante el recorrido por el museo, muchos de los participantes preguntaban o daban su opinión de las colecciones expuestas de manera que podemos afirmar que tenían bastante interés por la visita y los temas que se trataron. 
  • Un taller de maquetismo naval organizado con la ayuda de la Asociación de Amigos del Museo Marítimo, en el que siguiendo las recomendaciones de los responsables de Arrels Fundació, se realizaron unos modelos de embarcaciones pequeños y sencillos. Fue una actividad para aprender de patrimonio marítimo, pero al mismo tiempo lúdica ja que fomentó la cordialidad entre ellos y el hábito de ayudarse entre todos y colaborar para poder terminar su modelo de barco. 
  • Una navegación en el pailebot Santa Eulalia, el barco tradicional del Museo Marítimo de Barcelona, por el litoral barcelonés. Una actividad para disfrutar del patrimonio marítimo, pero que también permite trabajar otros objetivos específicos importantes como son el compromiso de llegar puntuales, fomentar ciertos hábitos como el de acudir vestidos adecuadamente, respectar las normativas de la navegación como por ejemplo el de no poder fumar aunque se encuentren en el aire libre. Además, cabe valorar el beneficio terapéutico que una actividad de estas características supone y de mejora de la autoestima para las personas de estos colectivos. 

Arrels de Mar no es únicamente un proyecto de inclusión para personas vulnerables y excluidas socialmente. Es también un proyecto que quiere fomentar el voluntariado corporativo. Por este motivo, previo a las actividades culturales organizadas, responsables de Arrels Fundació presentaron la organización a todo el equipo humano del Museu Marítim de Barcelona. Nos explicaron cómo trabajan para acompañar a las personas sin hogar en su camino hacia su autonomía, cómo ofrecen alojamiento, alimentación, atención social y sanitaria. Sensibilizados sobre esta problemática, los trabajadores del museo nos implicamos en la campaña #NADIEDURMIENDOENLACALLE, organizada durante las Navidades 2013 – 2014. Además las actividades organizadas para acercar este colectivo al Museo y a la cultura y patrimonio marítimo se llevaron a cabo con la participación de técnicos del museo que se implicaron en el proyecto. Teresa Soldevila Responsabilidad Social Museu Marítim soldevilagt@diba.cat

Teresa Soldevila
Responsabilitat Social Museu Marítim

lunes, 15 de diciembre de 2014

NUEVO AUDITORIO ACCESIBLE EN LA FUNDACIÓ JOAN MIRÓ

El pasado mes de noviembre, La Fundació Joan Miró estrenó un auditorio totalmente reformado.

Aparte de las mejoras técnicas y de la renovación del mobiliario, se planteó desde un principio que el nuevo auditorio debía ser accesible para todo el mundo.

Con el fin de facilitar la circulación de personas en silla de ruedas, los pasillos se han ensanchado, se ha construido una rampa para acceder al escenario y se han reservado espacios para grupos. Asimismo, la salida de emergencia se ha completado con una nueva rampa de hormigón.

El espacio, que ya contaba con un bucle de inducción magnético, tiene la voluntad de ser accesible también a personas con discapacidad visual. En este sentido, se está trabajando para incorporar numeración en Braille en las butacas y en la confección de un folleto descriptivo en relieve.

Montse Quer
Departament Educatiu
montse.quer@fundaciomiro-bcn.org

lunes, 1 de diciembre de 2014

VISITA A LA EXPOSICIÓN CÁMARAS SUBMARINAS

Visita guiada a la exposición “Cámaras Submarinas. El reto de fotografiar debajo del agua” para personas con discapacidad visual


Enrique Dauner, experto en fotografía aérea y subacuática así como uno de los grandes coleccionistas de máquinas fotográficas, fue un guía de lujo en la visita adaptada para personas con discapacidad visual que el Museu Marítim de Barcelona organizó el sábado 15 de noviembre del 2014. 

La exposición muestra a través de 200 objetos (cámaras, cajas estancas y documentos) e imágenes espectaculares de fotografía submarina, la evolución de la imagen submarina y la adaptación del hombre al medio marino desde el siglo XIX hasta la actualidad. Destaca entre todos los objetos originales las cámaras que se utilizaron para filmar películas como Titanic, Gran Bleu y Licencia para matar. La exposición incluye información en braille y la reproducción en relieve de tres de las imágenes más representativas de la muestra, acompañadas de su descripción en braille.

Enrique Dauner explicó con todo tipo de detalles y siguiendo la técnica àudiodescriptiva, el gran reto que ha supuesto y supone la fotografía marina desde que, en 1893, Louis Boutan capta la primera imagen submarina hasta la actualidad, con el uso masivo de cámaras submarinas gracias a la era digital. Las personas con discapacidad visual pudieron manipular cámaras originales de la serie Nikonos que pertenecen a su colección. Por otro lado, se pudo tocar la reproducción de una campana de inmersión, el primer sistema que se utilizó para la inmersión en el fondo marino que creaba una bolsa de aire que permitía a una persona estar un lapsus de tiempo debajo del agua y mirar el fondo a través de unos pequeños “ojos de buey “. También pudieron tocar la reproducción de un equipo primitivo de inmersión, concretamente el de “Le Chevalier de Beauve” que data de año 1715.

La visita generó mucha expectación, alargándose durante tres horas a causa de las múltiples preguntas que surgieron. Además las personas participantes compartieron muchas experiencias vividas sobre el tema del submarinismo y fotografía.

Teresa Soldevila
Responsabilidad Social Museu Marítim de Barcelona

* Este post también se ha publicado en blog Foto de Mar: http://arxiufotograficmmb.blogspot.com.es