martes, 19 de mayo de 2015

JOAN MIRÓ. PLANCHAS Y GRABADOS

Joan Miró. Planchas y grabados es una actividad dirigida a personas ciegas, basada en la experiencia táctil de planchas originales y pruebas de estampación sobre papel.
Fue su amistad con los poetas lo que, inicialmente, llevó a Miró al mundo del grabado para poder ilustrar los libros de sus amigos. Más adelante, su actividad gráfica se diversificó enormemente y ya nunca se detuvo, dando como resultado más de un centenar de libros de artista y miles obras estampadas sobre papel.

La técnica del grabado permite la multiplicación de una misma imagen en un número limitado de ejemplares. En general, cuando el tiraje se da por finalizado, las planchas se destruyen o se rayan para evitar más reproducciones. En uno de los almacenes de seguridad de la Fundació Joan Miró se conservan algunas de las planchas originales que, como es habitual, presentan la imagen hundida o en relieve, según la técnica empleada. En su momento, se entintaron para poder estampar luego la imagen sobre papel. Dado que la estampación se lleva a cabo en una prensa a gran presión, el papel se agarra a las formas de la plancha, absorbe la tinta y da como resultado una imagen que también presenta cierto relieve.

Joan Miró. Planchas y grabados fue concebida, precisamente, en este almacén de obra original cuando, con técnicos del Departamento de Conservación de la Fundació, buscábamos obras que pudieran percibirse mediante el tacto sin riesgo de deterioro. Un año después, en febrero de 2015, se llevó a cabo por primera vez esta actividad.

En esta ocasión, los participantes, convocados en pequeños grupos debidamente acreditados y acompañados por técnicos de la Fundació, se dirigieron a una zona cerrada al público, de acceso absolutamente restringido.

La experiencia se inició con una introducción genérica a las técnicas de grabado, con la posibilidad de manipular algunos de los utensilios más habituales (buril, punta seca, etc.). A continuación, los asistentes, equipados con guantes de látex, pudieron tocar algunas de las planchas utilizadas por Miró. Un par de ellas, muy grandes, con una imagen en relieve, gruesa, áspera y muy contundente, pertenecían al libro Miró-Espriu de 1975.

Después tuvieron la oportunidad de reseguir las líneas mordidas y las superficies sutilmente picoteadas por el ácido (resultado de la técnica del aguafuerte y el aguatinta respectivamente) de las planchas utilizadas para ilustrar El cántico del sol de san Francisco de Asís.

Los guantes de látex también les permitieron comprobar cómo las formas en negativo hundidas en el cobre aparecían en relieve e invertidas en las correspondientes pruebas sobre papel.

 La experiencia finalizó escuchando los poemas de Salvador Espriu y de san Francisco de Asís que inspiraron a Miró para crear las planchas que acababan de descubrir.
«Tocar estas texturas es como escuchar buena música», comentaba una de las participantes. «Es un placer estético: el placer de sentir las formas y no lo que representan. Noto una vibración interna, una gran emoción.» Y es que todos los asistentes expresaron su agradecimiento por el privilegio que había supuesto disfrutar de una experiencia tan conmovedora y exclusiva.


Montse Quer
Departament educatiu
Fundació Joan Miró




NotaActividad concebida por Mònica Surís, junto con los departamentos Educativo y de Conservación de la Fundació Joan Miró


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada